HABITAR


HABITAR
Maru Zapatero
2018

Acá hay luz

Buscar luces, bucear sombras, bruscas luces, buscar sombras, bucear luces, bruscas sombras,
buscar luces, brutas sombras.

Hacerse pequeñita y mirar solo lo que se encuentra a la mano.
Hacerse diminuta y solo mirar la luz de la mesa.
Hacerse invisible y mirar un teatro de sombras. Hacerse mariposa y atrapar lo evanescente.

Tocar luces, tomar sombras, tantear luces, tallar sombras, tallar luces, talar sombras, tomar luces, tantear sombras.

Hacerse gigante y mirar a través de las grandes aguas.
Hacerse inmensa y mirar las pequeñeces del mundo.
Hacerse enorme y crear sombras con los dedos meñiques.
Hacerse infinita y solo registrar lo que flota en el aire.

Dibujar luces, doblegar sombras, delinear luces, dibujar sombras, decantar luces, despejar sombras, diseñar luces, divagar en sombras.
Hoy, Margarita Garcia Faure intenta tocar las luces de María Eugenia Zapatero a través de las grandes aguas en el invierno de Buenos Aires, mientras en el verano de Madrid una extranjera se mira a sí misma, se doblega y trae en un puñado, luces y sombras que al llegar, cual esponjas mágicas, se engrosan tanto como para ocupar una sala, habitarla e inundarla. La acción de atravesar un espacio nace de la necesidad natural de moverse. Andar se convirtió en una acción simbólica que permitió que habitáramos el mundo. De eso se trata de habitar. Habitar un espacio, una nueva casa, una nueva ciudad. Registrar sus luces y sus sombras para transitarla, conocerla, apropiarla. Cartografíar simbólica y emocionalmente un nuevo espacio. Una invitación a sumergirse en la luces y sombras en el proceso de habitar un espacio. Quiero que estas luces y estas sombras habiten otros espacios, lugares, casas, talleres por un valor simbólico para que sigan creciendo,habitando y moviéndose.